Historia poco conocida de la estampilla Pro Basílica de Santa Rosa

Perú es un país mayoritariamente católico, pero, sobre todo, es un país con mucha fe y devoción hacia sus santos y santas. Entre estas últimas, sin duda Santa Rosa de Lima es una de las que más devoción tiene, tanto así que incluso entre 1913 y 1915 se formaron comisiones con participación del Gobierno, el Municipio de Lima y personas independientes para analizar y ver las posibilidades de construir una Basílica en honor a dicha santa.

Pocos años después, en 1918, monseñor Emilio Lissón y Chaves, ungido como arzobispo de Lima, planteó derruir la iglesia de Santa Rosa para la construcción de la ansiada basílica, formando para ello un Comité Pro-Basílica. En 1919 incluso se comienza a hablar de construir dicha basílica en un lugar más grande que aquel en donde estaba la iglesia de la avenida Tacna. Esos años, y al menos hasta 1922, diversos sacerdotes recolectan dinero entre sus feligreses para lograr la meta planteada. Finalmente, los fondos recolectados esos años se usan en 1926 para remodelar el templo actual, además de dotarlo de algunas nuevas infraestructuras.

En 1928, monseñor Emilio Lissón insiste en la necesidad de un templo más grande y a través de su iniciativa se forma la Junta Pro-Santuario y Basílica, integrada por el Gobierno, el Municipio de Lima, el Arzobispado y representantes de los dominicos (quienes seguían a cargo del templo de Santa Rosa), pero su trabajo es dejado de lado debido a la crisis mundial de 1929.

En 1932 el ingeniero Pedro E. Paulet propone que la basílica de Santa Rosa se construya en el Cerro San Cristóbal, esbozando incluso para ello un proyecto al respecto.

Boceto basílica de Santa Rosa del Ing. Pedro E. Paulet de 1932 (imagen tomada del internet)

Ese mismo año se había constituido un nuevo Comité Pro-Basílica de Santa Rosa que rechazó la idea de construir dicha basílica en el Cerro San Cristóbal, convenciendo de ello al arzobispo monseñor Pedro Pascual Farfán de los Godos. En 1934 se fundó el Comité Nacional de Señoras de Santa Rosa de Lima. En 1935 se da un decreto arzobispal en el cual se acordaba que la basílica se construyese en el mismo lugar del templo de Santa Rosa de la avenida Tacna.

El 8 de junio de 1936, después de un trabajo de incidencia tanto del arzobispo como del Comité Pro-Basílica de Santa Rosa, el gobierno de Oscar Benavides promulga la Ley 8310 mediante la cual se decide que los fondos recaudados por las estampillas Pro-Desocupados, a partir de esa fecha y por cinco años, pasen a ser destinados a la construcción de la Basílica de Santa Rosa. Asimismo, crea una junta encargada de su construcción en la cual estaba incluidos el arzobispo de Lima, el director de Justicia, el director de Obras Públicas, el Presidente de la república y dos damas del Comité Pro-Basílica de Santa Rosa. Esta misma ley permite también la emisión de estampillas sobre la vida y obra de la santa cuyos fondos serían destinados para la basílica.

El 10 de julio de 1936, la Dirección General de Hacienda autoriza al Banco Central de Reserva del Perú a habilitar 6’100,000 estampillas Pro-Desocupados de dos centavos con la inscripción “LEY 8310”. La estampilla elegida es la de dos centavos de color violeta con diseño de la Columna de la Plaza Dos de Mayo emitida en 1933 y que se había mandado reimprimir en 1935, según comenta Bustamante en su catálogo de 1981 (aunque respecto a la emisión mencionada en este párrafo, Bustamante presenta errores en las fechas). El 13 de julio, la Dirección General de Hacienda informa sobre la habilitación de dicha estampilla a la Administración General de Correos, la que procede a informar de su emisión el 17 del mismo mes.

Emisión de Pro-Desocupados 2 ctvs. con el resello «Ley 8310» de 1936 de la cual se emitieron 6’100,000 ejemplares resellados.

Días previos a la emisión de la estampilla habilitada, el 15 de julio, el gobierno había reconocido oficialmente, mediante resolución, al Comité Nacional de Señoras Pro-Basílica de Santa Rosa de Lima. Ese mismo año, el escultor español Manuel Piqueras Cotolí presenta un proyecto de basílica al comité, aunque al no haber fondos ni ser aprobado por la junta, no llega a desarrollarse y es criticado por ser “indigenista”.

Imagen tomada de “Manuel Piqueras Cotolí (1885-1937). Arquitecto, Escultor, Urbanista entre España y El Perú” (p. 129.)

El 16 de octubre de ese mismo año, y ante los oficios presentados por el Banco Central de Reserva del Perú, el Ministerio de Hacienda y Comercio le autoriza a solicitar propuestas para las estampillas a emitirse a favor de la construcción de la Basílica de Santa Rosa, según lo convenido en la Ley 8310. En el mismo documento se estipulaba que las estampillas tendrán, de manera obligatoria, la inscripción “PRO-BASÍLICA SANTA ROSA DE LIMA” en la parte central superior, “PERÚ” en la base y, “DOS CENTAVOS” y “LEY 8310” en los lados. Por lo narrado por Julio César Ponce en su libro “Los impuestos y el uso de timbres en el Perú 1900 – 1986”, Carlos Zeiter podría haber sido uno de los que hizo una propuesta para estampilla, aunque el valor facial que usó en su diseño es de cinco centavos.

Imagen tomada de “Los impuestos y el uso de timbres en el Perú 1900 – 1986” (Julio César Ponce Lozada)

El 01 de febrero de 1937 el gobierno de Benavides promulga la Ley 8499 que, entre otras cosas, modifica la Ley 8310, volviendo lo recaudado por las estampillas Pro-Desocupados a los fondos respectivos, dejando por ende de ir al fondo Pro-Basílica de Santa Rosa. Asimismo, se le asigna un millón de soles a la construcción de la basílica, con cargo a entregarse a la junta respectiva una vez aprobados los planos.

Con miras a continuar con la recaudación de fondos, y también en amparo a la vigente Ley 8310 que también permitía la emisión de estampillas, en mayo de ese año se emite una estampilla cuya impresión se le encargó a la American Bank Note Company, quienes usaron la efigie de la santa proveniente de una pintura del pintor italiano Carlo Dolci. Es importante recalcar que las frases que acompañan el diseño de la estampilla son prácticamente acordes con lo aprobado por el Banco Central de Reserva del Perú y el Ministerio de Hacienda y Comercio en octubre de 1936. Dicha estampilla es de color rojo carmín con valor facial de dos centavos y dentado 12. Se imprimieron 8’500,000. La abundante cantidad emitida hace que dicha estampilla pueda encontrarse en diversos tonos del color de impresión.

Estampillas Tipo de la emisión de 1937

Según se aprecia también en el mencionado libro de Julio César Ponce, hubo algunas ocasiones en que dicha estampilla de sobre tasa se usó como porte, así como también se le ve usada como timbre de impuesto. Esta estampilla continuó usándose al menos hasta abril de 1938.

Estampillas que muestran cancelaciones de uso más tardío (Abril de 1938)

No se vuelven a emitir estampillas para esta causa, pero aún así, avalándose en la Ley 8499 y con la idea de canalizar los fondos, en 1941 el Comité de Señoras Pro-Basílica de Santa Rosa, presidido por Anita Fernandini de Álvarez Calderón, obtuvo el auspicio del Colegio de Arquitectos de Lima para organizar un concurso internacional de maquetas, ganando dicho concurso el arquitecto español Manuel Mujica Millán, aunque en 1943, ante la presión de opositores, se dejó el proyecto de lado.

El 14 de julio de 1944 el gobierno publicó un decreto mediante el cual cesaba a la junta creada por Ley 8310, asignando al Comité de Señoras Pro-Basílica de Santa Rosa los fondos restantes existentes y resaltando que dicha ley había tenido un plazo máximo de cinco años que incluso ya habían vencido tres años antes, por lo que se entendía también se hacía inviable emitir más estampillas Pro-Basílica, finalizando formalmente la etapa filatélica de dichos fondos. Es importante recalcar que la basílica nunca llegó a construirse y los fondos se usaron, años después, para remodelar el templo ya existente.

Abraham Valencia Jiménez
Círculo Amigos de la Filatelia – CAF
Lima, Perú

Agradecimientos

  • Sergio Recuenco por los comentarios.
  • Martín Oré y Martín Gálvez por la búsqueda de estampillas relacionadas.

Leave Comment